Auschwitz Polonia

Llegamos a Cracovia por la mañana y fuimos directo al hotel para dejar las valijas y empezar a disfrutar de esta gótica y antigua ciudad.

De recorrida por el centro nos dejamos seducir por un guía turístico de habla hispana, que sumado a la felicidad de Ricardo (60) de al fin entender una palabra y nuestra confusión de no saber por dónde empezar, decidimos subirnos a su carro que nos llevaría a los lugares más importantes de la ciudad. En cuanto nos acomodamos nos dimos cuenta de que nos habían embaucado. Alejandro el chofer y guía hizo su trabajo en 1 segundo: le puso «play» al casette que haría de guía por la siguiente hora y media. Las preguntas que le hacíamos a nuestro conductor daban cuenta de su desconocimiento y su español básico, haciendo que las pocas respuestas que podía darnos sean en inglés, haciendo frustrar a Ricardo. De todos modos logramos ver un panorama general de Cracovia, conociendo el gueto judío de la WWII, el barrio judío, el palacio de babar, castillos, muros, puentes y trenes de la era Nazi y la fábrica de Schindler.

Un nuevo día lo dedicamos entero al denominado “paseo del horror”. El campo de concentración y la fábrica de la muerte más grande de Polonia en donde murieron más de 1.000.000 de judíos, gitanos y presos políticos polacos y de todas partes de Europa. Con una guía de perfecto español, recorrimos y sufrimos Auschwitz I y Auschwitz Birkenau, haciéndonos una idea del real sufrimiento y tortura por el que pasaban los prisioneros. Entramos a las cámaras de gas, los lugares donde dormían, los pozos en donde los asesinaban en masa, vimos los cabellos y prótesis de los que los despojaban, sus maletas que les robaban y atravesamos “la puerta de la muerte” para finalizar un recorrido que nos dejó totalmente anonadados con las barbaridades del Hitler y su ejército.

Para finalizar y conocer también la parte linda de esta ciudad tan castigada por la guerra, dimos un paseo por el castillo de Wawel, construido por Casimiro III el Grande, quien reinó entre 1333 y 1370, y consta de varias estructuras situadas alrededor de un patio central . Durante siglos fue la residencia de los reyes de Polonia y símbolo del estado polaco. En la actualidad es uno de los mejores museos de arte del país. Caminamos sus jardines y admiramos sus fachadas diversas, romanticas y góticas que alguna vez fueron hogar de los reyes del pueblo.

Castillo de Wawel

Por la noche y con nostalgia nos despedimos de Carlitos prometiéndonos visitarnos pronto en tierras latinas y volvimos a montarnos a un tren-cama nocturno, menos moderno que el anterior, pero que cumplió su función y nos permitió llegar descansados a la próxima maravilla de la Europa del Este…Praga.

Buscando raíces Ivano-Frankivsk

Viajamos a este destino con el Tío israelí y el Papá argentino de Sabrina, buscando las raíces de la familia. Con un trajeteo de valijas y redistribuyendo los más de 40kg de la valija de Fran y Sabri que regresaría más tarde a Buenos Aires, tomamos el avión con destino a Lviv, Ucrania.

Al aterrizar un taxi nos esperaba con el famoso cartel de bienvenida pero el extravío de una de las valijas nos demoró aún más el ya retrasado vuelo. Llegamos al hotel a la media noche y estábamos hambrientos. Mientras el resto decidió cenar los snaks del mini-bar, nosotros nos aventuramos al centro en búsqueda de algún lugar que aceptara tarjeta de crédito o Euros. Finalmente el único restaurante que nos abrió las puertas a esas horas fue un hotel 5 estrellas ubicado frente al teatro de ópera donde nos deleitamos con un plato gourmet de ¨ñoquis bebes¨ a precio razonable. Por pura casualidad durante la cena nos sorprendió un tenor famoso de ópera, quien después de su presentación frente a todos, se sentó a nuestro lado para entonarnos una canción a capela.

A la mañana siguiente vino a buscarnos Alex, un investigador profesional quien sería nuestro guía turístico por los siguientes días. Un señor de carácter un tanto prepotente, pero que era ciertamente un libro abierto y había realizado, a pedido nuestro, una investigación profunda sobre los orígenes de la familia Klareich (apellido materno de mi papá) en la zona. Con la intención de estar cercanos a los lugares que deberíamos visitar, nos mudamos a la ciudad de Ivano-Frankivsk en donde pasaríamos los siguientes 2 días.

El tío Carlitos se movió rápido y consiguió una entrevista con el rabino oriundo. Contaba con mucha información de primera mano, y registros sobre la historia de los judíos en el área pero prácticamente se habían «extinguido» casi al 100% luego de la invasión nazi. Lo cierto es que no logramos conseguir datos útiles sobre nuestros antepasados.

En la camioneta rentada, y manejada por un chofer, iniciamos un paseo por el interior de Ivano-Frankivsk hasta llegar a la pequeña villa de ¨ Lackie Szlacheckie¨. Fuimos a la municipalidad donde el intendente muy emocionado nos recibió con los brazos abiertos y movió cielo y tierra para encontrar algún tipo de contacto con nuestro pasado.

Visitamos prácticamente a todos los habitantes de la villa, incluso la persona más longeva del pueblo se acerco voluntariamente para que la entrevistemos. Finalmente, encontramos una referencia al apellido en un libro de un historiador del pueblo que nos llevó hasta los remanentes de las tierra en donde alguna vez yacía el hogar de los Klareich , (El bisabuelo de Sabrina). Visitamos también la única sinagoga que quedaba en pie, y lo que alguna vez había sido la calle donde se alojó el negocio familiar.

Seguimos camino a Ottnya en donde se cree que nació y se sabe que vivió Perla (abuela paterna de Sabrina). Allí nos reunimos con un historiador local que estaba al tanto de nuestra búsqueda. Nos llevó en un mini-tour improvisado por la ciudad donde caminamos los pasos históricos y barajamos teorías de donde ella pudo haber estudiado, pero dadas la destrucción de la documentación y la pérdida de registros, fue imposible localizar su antiguo hogar con exactitud.

Nuestro último paseo en Ucrania, lo dedicamos, junto al guía, a recorrer el gueto, cementerios, monumentos, mercados, arquitectura clásica y lugares famosos en los alrededores de Lviv. El diamante genuino de la Europa del este parece un museo a cielo abierto con sus más de 2000 piezas arquitectónicas históricas y monumentos culturales que se encuentran bajo la actual supervisión de la UNESCO.

Esperamos casi hasta la medianoche para tomarnos un moderno tren nocturno con confortables camas en cubículos triples, que nos llevaría a nuestro próximo destino: Cracovia en Polonia.

Mar muerto Israel

Con una pequeña carpa prestada nos fuimos a acampar a las orillas del mar muerto para asegurarnos un asiento de primera fila en el amanecer de Masada. A pesar de los 40° de temperatura que hacía incluso por la noche, y el suelo duro de tierra, sobrevivimos la noche…

El bien otorgado apodo de ¨mar muerto¨ se debe a que ninguna especie es capaz de sobrevivir al nivel de sal en el agua. Zambullirse en sus costas sin olas es una experiencia única e inigualable, sin embargo, hay que tener mucha precaución porque la sal se filtra por cualquier herida abierta, por más mínima que sea, y resulta en un dolor insoportable. Lo decimos por experiencia!!

Recordamos sentir como el agua NO te refresca. Es espesa, como de consistencia aceitosa y color violáceo. Su densidad te impide sumergirte, y te mantiene siempre a flote haciendo que nadar sea para principiantes. En sus orillas encontramos piedras cubiertas con una gruesa costra de sal, más allá, sobre la costa, escarbamos un poco a mano para embadurnamos en el famoso barro de minerales que nos iba a dejar la piel como la de un bebe recién nacido.

Lastimosamente está maravilla natural se está secando y retrocede unos 20 cms al año a causa de que el río Jordan, hoy en día, no es más que un hilo de agua y solo llega hasta el mar muerto, únicamente, unos cuantos meses al año.

En este punto geográfico la tierra alcanza su punto más bajo en la superficie. A más de 400 metros de altura por debajo del nivel del mar, el sol es mejor filtrado por la atmósfera y no lastima, pero sin embargo el calor sigue siendo agobiante y a las 8 de la noche todavía hacía 40 grados de temperatura.

Nos fuimos a dormir tarde después de una cena simple pero el piso de la carpa estaba extremadamente duro y caliente, que sumado a la ausencia de un colchón u aislamiento,  no nos dejo pegar un ojo hasta la madrugada. Sin embargo no nos detuvo para despertarnos tempranos y salir en una mini-van hacia Masada.

La meseta de Masada fue incluida  a la UNESCO como símbolo del último fuerte de combatientes por la libertad Judía frente al ejército Romano. Tanto sus características geográficas, como la separación del resto de los montes del área, favorecieron la construcción de un complejo palacio-fortaleza natural estilo romano antiguo.

No llegamos a ver el amanecer, pero de todas maneras escalamos su camino de serpiente hasta las cima bajo el incesante calor del desierto. Además del encanto de sus ruinas y del asombroso sistema de cisternas de agua con el que se abastecían,  el lugar es famoso por el desenlace de la historia de las 960 personas que vivieron allí, y que después de casi 1 año de asedio por parte de los romanos, perdieron toda esperanza y  prefirieron morir bajos sus propias manos que vivir una vida de vergüenza y humillación como esclavos.

muro de los lamentos Israel

Despertamos del viaje en bus con la voz del chofer anunciando nuestra llegada a Jerusalén, y en el mismo momento que abrimos los ojos creímos haber retrocedido en el tiempo 2000 años. Nunca nos vamos a olvidar la primera impresión de esta ciudad cuando vimos todas las fachadas de los edificios a base de piedra, y cientos de hombres con un maletín en una mano y leyendo la torá (Libro sagrado judío) mientras cruzaban los semáforos caminando, vestidos completamente de negro con traje y piloto hasta pasadas las rodillas, la barba larga, los peyes* y sombreros de copa haciendo más de 40 grados de temperatura.

*Peyes: Tirabuzones de pelo que se dejan los hombres religiosos judíos a los lados de su cabeza por tradición y mandato religioso.

Jerusalén es el orgulloso centro religioso y cultural de Israel que por miles de años atrajo turistas y peregrinos de todos los rincones del mundo. Esta ciudad es una de las más antiguas en el mundo con más de 5000 años de historia y caminar por sus calles significa mezclarse entre lo moderno y lo antiguo siguiendo los pasajes de la biblia.

Nos hospedamos en la casa del ¨tío Carlitos¨, que nos atendió como si fuéramos príncipes para luego reencontrarnos con el resto de la familia con el propósito de asistir a la boda de Ariel (el primo de Sabrina) y Jazmín que se unió a la familia. La ceremonia fue sencilla, celebrada en las afueras de la ciudad, en la cima de una colina donde suele funcionar una bodega de vinos boutique. Nos deleitamos con la música y los platos típicos, debajo de un parral que filtraba la luz natural justa para la ocasión. Tomamos, bailamos y nos divertimos hasta entrada la noche.

Al otro día visitamos todos juntos un colorido mercado local y la famosa ¨ciudad vieja¨. Un antiguo fuerte que fue el hogar de profetas y reyes, donde hoy conviven los sitios más sagrados de las 4 religiones que constituyen más de la mitad de los creyentes en el mundo. Perdimos horas hurgando entre la mercadería de los shuks (mercados árabes) que se alojan a los lados de los interminables pasadizos de piedra que componen los distintos barrios religiosos donde algún día camino Jesús con sus apóstoles.

Más tarde íbamos a regresar a Jerusalén para visitar junto al tío Carlitos el ¨Yad vashem¨, el museo en memoria a las víctimas del holocausto. Allí se muestra la cruda historia, imágenes y videos de lo que fue la masacre más grande de la historia donde murieron más de 6.000.000 de personas, mayormente judíos, ante las garras de los despiadados nazis. El moderno museo cuenta con una compleja área de investigación y archivo donde recopilan documentos, objetos,  y testimonios fácilmente accesibles para aquellos familiares que aún siguen en la búsqueda incesante por conocer el destino de sus antepasados.

Coral-beach-Eilat.-Fondo-Jordania-de-noche

Con algo de tiempo de sobra antes de la boda familiar que nos llevó hasta este país, decidimos tomarnos unos días de relax en las costas del Mar Rojo.

Por eso es que atravesamos todo el país en bus hasta su extremo sur donde Israel bordea con Jordania y Egipto. A unos 352 kilómetros de Tel Aviv se encuentra la ciudad de Eilat, un oasis en el desierto, es el blanco de turistas Europeos en busca de calor, aguas frías cristalinas y tranquilas semejantes a un río, buena comida de mar y lujosos hoteles que a primera vista se pueden comparar con los de Las Vegas.

Nos alojamos en un peculiar hostel cerca de la estación de colectivo a donde solo volvíamos para dormir, ya que el resto del día estábamos echados en reposeras disfrutando del esnórquel y apreciando el paisaje que nos rodeaba compuesto por montañas que cambiaban de color con la luz del sol y se iluminaban por pequeñas luces durante la noche.

Para nosotros es un MUST DO, es una ciudad hermosa y llena de actividades donde con frecuencia se atisban mamíferos acuáticos y es un lugar ideal para practicar submarinismo. Si vas, no podes perderte la reserva natural de Coral Beach que tiene rutas subacuáticas entre arrecifes repletos de peces. Quedarse a ver un atardecer allí observando las montañas de Jordania son de las mejores postales que recordamos.

Cerca de allí, el observatorio del Parque Marino de Eilat tiene un centro de observación acristalado sumergido, a poca distancia de la costa que vale la pena disfrutar y ahi cerquita se puede nadar con delfines.

Pasear por tierra también merece la pena, su costa con mercados, artesanías y exquisita gastronomía, sus shoppings, hoteles de lujo y onda fresca que caracteriza este paraíso.

Desde Eilat hay varios tours que merecen la pena hacer si tu presupuesto no es tan ajustado como el nuestro, y es que en un viaje de tanto tiempo (2 años) cada dólar cuenta, y mucho! El Cañon Rojo es uno y el que más nos costó negar es Jordania/Petra…

Hace casi 6 años Sabrina lo visitó con su familia y asegura que vale la pena ir, pero para nuestro bolsillo se hizo imposible. Es un tour que venden en varios formatos: 1 o 2 días, visitando Petra, durmiendo en el desierto junto a beduinos, con guías de turismo y traslado incluído.

Israel no es un país barato, por el contrario, comer, hospedarse y hacer turismo es muy costoso. Nosotros lo hicimos a través de Couchsufring y con familia principalmente lo que ayudó a equilibrar nuestro presupuesto mochilero. Si el dinero no es un limitante, este país es una joya lleno de cultura, historia y exquisita gastronomía.

Tel Aviv Israel

Dejamos el continente asiático en un vuelo de 18 hs con escala en Varsovia que nos devolvería al mundo occidental que ya conocemos. Sabíamos que nos esperaba un cambio en el estilo de vida, costumbres, vestimenta y comidas A lasque nos tenía acostumbrados el Sudeste Asiático por tantos meses.

Tel Aviv, la denominada «ciudad blanca que nunca para» nos deslumbró con su limpieza, modernidad y su arquitectura estilo Bauhaus por la cual fue nombrada patrimonio cultural de la humanidad.

Desembarcamos un sábado de Shabat a las 5:30 de la mañana, el día más sagrado de los judíos quienes entonces tienen prohibido utilizar todo tipo de tecnología moderna incluyendo autos, colectivos, luz eléctrica, etc. Sin tren disponible y los taxis costando 50 U$D + extra por valijas, horario, día y demás, decidimos hacer dedo hasta la casa de nuestros Couch Surfers*.

Nuestro sofá en Couchsurfing de Tel Aviv

Llegamos a la casa de  Yael, Nadav y su mascota Vicky. Una joven pareja de Judíos Israelíes  inmensamente cultos, que amablemente nos invitaron a pasar una estancia en su departamento en las afueras de la ciudad. Apenas llegamos nos ofrecieron desayunar con una exquisita torta casera de miel y luego almorzar comida típica, previamente preparada (no está permitido cocinar en Shabat), donde presenciamos los rituales religiosos.

Durante nuestra estadia en Tel Aviv nos movimos siempre en bicicleta (que nos prestaron nuestros host), hicimos un poco de playa en el centro, donde la arena es limpia, el agua es agradable, y se puede escuchar el TIC-TAC de cientos de jóvenes que pasan el día entero jugando pelota paleta. Visitamos mercados árabes también llamados ¨shuks¨ donde se vende pescado fresco, frutas, verduras, golosinas, souvenires y se ubican locales de comida tradicional.

Si visitan esta hermosa ciudad no se pierdan el Shuk Ha Carmel donde encontraran un fascinante mix de aromas, texturas y colores, frutas, verduras y gastronomía típica. Este sitio es muy frecuentado por locales y turistas.

Dedicamos un día entero al antiguo puerto de Jaffa / Yafo que luego de casi 4000 años de antigüedad todavía sigue en funcionamiento. Contratamos un audio guía para profundizar en su historia y reconocer los rezagos de su época de oro.  Sus casas ahora son el hogar de multitud de pintores y artistas que la han convertido uno de los barrios más pintorescos de Tel Aviv.

El puerto es mencionado en varias obras antiguas, incluyendo la Biblia y el libro de Jonas. En el Centro de visitantes, situado en la plaza principal, se puede obtener folletos, mapas e información turística en general. Allí también se exhiben numerosos objetos de la época helenística y romana y se proyectan películas informativas sobre la historia de la ciudad. Vale la pena visitarlo y es ideal contratar el Audio tour para recorrer a pie este sitio histórico.

*Couchsurfing: Para quienes no conocen esta hermosísima App, les contamos que es una red de personas con alma viajera que te permite conocer el mundo a través de su gente porque. La idea s prestar tu sofá para que otro pueda dormir. El nombre significa algo así como: «buscando un sofá» o «surfeando un sofá». No hay dinero de por medio, es totalmente gratuito, ya que el espíritu es el de ayudar al viajero y facilitarle un lugar donde pasar la noche. más allá de dormir gratis, podés compartir el día a día con gente local. Nosotros la utilizamos MUCHO! y logramos conocer a fondo la cultura, gastronomía y los «out of the beaten track» …los lugares no turisticos que solo ellos pueden mostrarte.

Gran muralla XiAn

Almohadas de bolitas de tergopol, camas sin colchón tan duras como dormir en el piso, bebes vistiendo pantalones con un tajo en la colita para hacer sus necesidades en las calles, patas de gallina por unidad envasadas al vacio, y todo lo que no te imaginas, está esperando en China. Sin duda, uno de esos destinos pocos frecuentes que gracias a sus incontables años de historia o a su sistema de gobierno social/comunista aún no ha sido contaminado fuertemente por otras culturas. Lo cierto es que hace pocos años que se está abriendo al resto del mundo, por lo cual todavía no está preparado para recibir turismo extranjero, esto se ve reflejado, por ejemplo, en los menús de restaurantes, señales, o mapas, que mayormente solo están disponibles en idioma chino, como así el sistema de compra on-line de los pasajes de tren que solo son posibles reservar con tarjetas de créditos chinas, y sino solo queda la opción de comprarlos en la estación de tren y correr el riesgo de viajar parado o sentado en una silla dura por largas horas.  Otra gran barrera es el lenguaje, ya que nadie habla inglés, incluido el personal de hoteles 5 estrellas. 

La inmensa cantidad de gente que circula en todos los rincones es solo comparable con un recital de un grupo de rock internacional, por lo que la privacidad es un lujo que no abunda. Los hombres en general son bochincheros, gente de ambos sexos escupen con frecuencia como si estuviesen compitiendo por quien lanza el garzo más grande y ruidoso, fuman en todos lados, inclusive dentro de bares y restaurantes y hablan fuerte, al punto que las cabinas de tren cuentan con alto parlantes para hablar por encima del otro. Las mujeres, sin embargo, son muy coquetas y caminan de la mano entre ellas. El deporte nacional es comer, y no desperdician nada (patas de gallina, de cerdo, perro, gato, rata y hasta cordón umbilical y la placenta*).

Si aprendimos algo es que no se los puede clasificar a todos por igual, porque china es muy grande y cada provincia es un mundo en sí mismo. Son todos distintos, los ojos achinados no los hace iguales, como creíamos en un principio. Inclusive, los chinos que viven fuera del país, los que nosotros conocemos, tienen grandes diferencias con los que decidieron vivir en este hermoso lugar.

La contaminación es un problema grave que afecta duramente al país y a sus habitantes, que creen estar condenados a soportar la niebla espesa del smoke en el ambiente a cambio de no cerrar fábricas generadoras de trabajo.

La política de 1 hijo por familia sigue vigente, y se aplica con rigurosidad, pero tienen la opción de pagar al gobierno una considerable suma de dinero para tener un 2do hijo. Si el primero fue mujer, el gobierno les da una segunda chance «gratis» para tratar de conseguir el tan extra-valorado varón. Esto, en teoría, es porque las parejas al casarse se mudan con los suegros del hombre y luego la familia de la mujer queda sola, por eso prefieren hijos XY.

Una gran mentira que estamos en condiciones de desmitificar es la de “China = Barato” porque se cree que todos los productos son ¨Made in China¨. No solo eso que no es así, sino que incluso fue el país más caro que hasta ese entonces visitamos, debiéndonos privar, en algunos casos, de actividades turísticas que desorbitaban en el costo. Excepto por la comida que es EXQUISITA! y por tan solo USD2 te sirven un abundante plato de Dumplings de cerdo (algo así como ravioles hervidos y fritos), Wantongs (dumplings pero deep fried), Chow fan, Chow Mien o Bouts de verdura o cerdo (tipo boios). Nos causó especial atención la manera de comer-compartiendo que utilizan: Se ordenan 1 porción de cada plato, como sea Dumplings, verduras, ajíes, berenjenas, papa, etc. que ponen en el medio de la mesa, y luego cada uno tiene su bowl de arroz. Hay palitos chinos “públicos” que se usan para servirse desde los platos centrales al plato personal, y luego, con los palitos chinos “personales” se come. Esta práctica diaria nos llevó a convertirnos en verdaderos maestros en el manejo de los cubiertos de bamboo, pudiendo agarrar un grano de arroz o una mosca volando en el aire.

El exponencial crecimiento económico de los últimos años ha provocado grandes batallas internas entre las clases sociales, por la frecuente ¨occidentalización¨ de sus tradiciones que ya no son aceptadas socialmente por los ¨nuevos ricos¨ que tienen a los países del Oeste como ideales.

Sin embargo el trabajo duro de su gente logro que China alcance niveles de desarrollo muy altos en muchos aspectos. Con sus más de 1,3 billones de personas poblando el país, nos vimos sorprendidos con su organización, seguridad, limpieza ,desarrollo, y fue allí fue donde encontramos las personas más trabajadoras, amables, y agradables que nos dieron una hospitalidad de reyes, probamos los más deliciosos manjares de nuestro viaje, y vimos, hasta ahora, los paisajes más deslumbrantes.

Lo que queremos destacar de nuestro paso por China fue el pre concepto que teníamos de los chinos de solo observar aquellos que viven en Argentina y son dueños de supermercados, los lavaderos o trabajan en el barrio chino, y como, al cabo de 3 semanas, logro cambiar radicalmente nuestra imagen sobre ellos.

  • *Las madres, en algunos lugares de China, comen el cordón umbilical o la placenta por contener muchos nutrientes. De hecho, suelen ser robados de los hospitales y vendidos a precios altísimos en el mercado negro.